Omitir menú

Hermanos y hermanas

Al igual que cada familia es única, ¡cada miembro de la familia es único también! Desde luego, cada niño necesita su tiempo y atención, pero la calidad de ese tiempo y esa atención pueden variar según las necesidades del niño en un momento determinado.

Además, muchos hermanos y hermanas de la comunidad autista usan sus fortalezas únicas para explicar el autismo a otros. A veces, también podrían ayudar más en la casa o con sus hermanos. ¡Esto beneficia a ambos! Al mismo tiempo, todos los niños de la familia deberían tener oportunidades de ser solo niños.

A continuación, hay algunos temas para ayudar a sus niños a explorar a su propia familia.

  • Grandes emociones como hermanos. Está bien sentir grandes emociones uno respecto del otro e incluso podrían tener sentimientos distintos de repente. Podrías sentir desconcierto, enfado, frustración o inquietud. Es bueno hablar de esos sentimientos. También puedes escribirlos o dibujarlos.
  • Tiempo juntos, tiempo separados. Es genial poder pasar tiempo juntos y disfrutar la compañía de todos. Pero, de vez en cuando, todos necesitamos estar solos y con nuestros propios amigos para tomarnos un descanso de la vida familiar, y eso está bien.
  • Iguales y diferentes. Tú y tu hermano o hermana pueden ser iguales en muchos aspectos y diferentes en muchos otros. Eso es lo que nos hace especiales a todos. ¡Ambos son maravillosos!
  • Generar comprensión. A veces es difícil para las personas que no pertenecen a nuestra familia comprender tu experiencia. Recuerda que hay muchos niños como tú. Siempre puedes hablar con un adulto de confianza cuando sientes que los otros no te comprenden