Omitir menú
How to Talk to Your Child about Covid

Lidiar con el COVID-19:
Lo normal “por ahora”

Estos son tiempos sin precedentes para todos. Todos estamos llamados a usar nuestras fortalezas para superar grandes desafíos. Como parte de la comunidad del autismo, sus puntos fuertes, entre muchos otros, incluyen planificar con anticipación y hallar alegría y belleza en pequeños momentos durante tiempos de incertidumbre. Usted ya ve el mundo a través de un lente único y ha encontrado oportunidades que benefician a su niño incluso en las circunstancias más difíciles.

Durante esta crisis del COVID-19, los desafíos de su familia son similares a los de las familias con niños neurotípicos, y también son desafíos únicos. Sin embargo, no son insuperables. Muchas cosas son desconocidas y las rutinas cambiarán dramáticamente para la mayoría de los niños, pero usted sabe cómo diferenciar entre las cosas que puede y no puede controlar. Puede adaptar sus rutinas existentes para facilitar las transiciones, y puede darle la sensación de estabilidad y consistencia a su niño. Incluso puede crear algunas rutinas nuevas “por ahora” que sean claras, concisas y llenas de propósitos. De cualquier manera, usted puede crear un nueva normalidad “por ahora” para ayudar a toda la familia durante estos difíciles cambios del diario vivir.

Cómo explicar qué es COVID-19

Su niño puede estar preguntándose, “¿Por qué todo es tan diferente? ¿Por qué me siento tan asustado?”. Seguramente su niño ha escuchado “COVID-19” y “coronavirus” y sabe que muchas personas se están enfermando. Él podría saber que no puede ir a la escuela o que los terapeutas y otros miembros de la comunidad, que se han convertido en parte de su familia, no pueden visitarlos por un tiempo.

Para los niños que son verbales debemos averiguar qué es lo que ya saben para decidir qué información adicional deben conocer. Para averiguarlo, puede hacerle preguntas como:

  • ¿Has notado alguna diferencia en nuestras vidas en este momento?
  • ¿Sabes algo sobre lo que ha estado sucediendo?
  • ¿Qué has escuchado sobre lo que ha estado sucediendo?
  • ¿Sabes qué es el coronavirus o el COVID-19?
  • ¿Qué más sabes sobre el coronavirus o el COVID-19?
  • ¿Quieres preguntarme algo acerca de eso?

Bríndele la mayor tranquilidad posible y hágale saber que usted está haciendo lo posible por mantener a toda su familia sana. Y no se olvide de buscar signos de estrés. Los niños pueden volver a demostrar sus preocupaciones en momentos de alta ansiedad.

Para los niños que no son verbales es mejor explicar de inmediato la razón de los cambios que se están viviendo (esté atento a las señales de estrés). Como padre de un niño con autismo, usted sabe que su niño demuestra sus sentimiento en lugar de hablarlos.

Para todos los niños, usted podría decir:

  • COVID-19 es un virus. Un virus es tan pequeño que parece invisible.
  • Puede enfermar a algunas personas.
  • Hay formas para todos protegernos:
    • podemos lavarnos las manos con agua y jabón durante 20 segundos,
    • quedarnos en casa,
    • saludar de nuevas maneras, como saludar desde lejos
    • estornudar o toser en la curva de nuestro brazo,
    • mantener una distancia de al menos seis pies entre las personas.
  • Necesitamos quedarnos en casa para estar sanos y ayudar a todos los demás a estar sanos.
  • Algunas cosas seguirán siendo igual, como comer, vestirse y dormir. Pero muchas cosas serán diferentes.
  • No iremos a la escuela de la misma manera, no iremos al edificio escolar. En cambio, estudiaremos en casa, en nuestra nueva “escuela por ahora”.
  • No podemos salir a la calle por un tiempo, y no podemos ver a las amistades personalmente por ahora. En cambio, haremos más actividades divertidas dentro de casa y chatearemos por video con amigos y familiares.

Lo que permanece igualNew Routines for a New Normal

  • Resalte las cosas que permanecen igual con un horario o gráfico (juntos pueden dibujar o escribir uno) como este. Puede incluir las horas:
    • Todos los días nosotros..
      • desayunamos
      • nos cepillamos los dientes
      • nos vestimos
      • jugamos
      • almorzamos
      • hacemos ejercicios dentro de la casa
      • descansamos
      • cenamos
      • nos bañamos
      • nos volvemos a cepillar los dientes
      • leemos nuestros cuentos favoritos (u otra rutina especial para acostarse)
      • dormimos
  • Hay hábitos saludables que siempre debemos practicar sin importar lo que pase. Use este cuadro para asegurarse de que su niño sepa que lavarse las manos cepillarse los dientes, dormir y mantenerse físicamente activo continuará siendo parte de su rutina diaria. Puede anotar cada vez que practiquen estas rutinas para asegurarse de que su niño observe concretamente que algunas cosas se mantienen igual.
  • ¿Qué actividades le gustan a su niño que pueda hacerlas fácilmente a diario? Elija una rutina especial y simple que él pueda hacer todos los días a la misma hora. Una vez que lo haya hecho de manera constante durante unos días, dígale que él está poniendo de su parte para hacer esta rutina todos los días. Las rutinas pueden ser:
    • cocinar u hornear junto con usted
    • escuchar música y cantar
    • leer
    • tiempo de pantalla
    • hacer rompecabezas
    • comer y bañarse

Introducir y aceptar el cambio

  • Es difícil no ver a nuestros seres queridos. Ahora es más importante que nunca mantener esas conexiones sociales a pesar de la separación física. Si aún no lo ha hecho, organice video chats y llamadas telefónicas con amigos y familiares para mantenerse conectados. Incluso puede planificar para comer con sus seres queridos que están lejos y tenerlos como “invitados” en su mesa a través del Internet. Pueden leer un cuento favorito o jugar a “qué vemos” (o “mostrar”, a niños que no son verbales), lo que deseen compartir.
  • Hacer visuales ayudan a los niños a comprender las nuevas rutinas. Comience creando una nueva rutina matutina usando este imprimible. Complete la tabla junto con los niños. Cuando ellos primero lo ven a usted hacerlo los ayuda a “prever” lo que va a suceder.
  • Aceptar el cambio es un gran logro para cualquier niño. Asegúrese de decirle a su niño que usted se siente orgulloso cuando él demuestra flexibilidad: “Me siento orgulloso de ti cuando ____. Estás siendo flexible”.
  • Ofrezca alternativas. Los cambios pueden sentirse un poco menos desalentadores cuando sentimos que tenemos opciones. Por ejemplo, “No podemos darle la vuelta a la manzana, pero podemos jugar en el patio”. Al principio podría parecer que esas ideas no ayudan, pero con tiempo y consistencia, pueden crear un ambiente donde el cambio es más fácil para todos.

¡Cuídese!

Por último, pero no menos importante, cuando usted se toma el  tiempo para cuidarse a sí mismo, puede cuidar mejor a su niño.

  • Dormir. Cuando su pequeño se acueste para descansar, mientras él tiene un momento tranquilo o esté ocupado con una actividad independiente, trate usted de relajarse o “hacer lo suyo”.
  • Mantenga un diario junto a su cama. Antes de dormirse recuerde algo gracioso, amable o sorprendente que su niño hizo en el día. Escriba algunas líneas que capten el recuerdo de ese momento. Cuando usted se sienta deprimido, estresado o solo, puede leer los recuerdos guardados en su diario.
  • Muévase. Tomarse un descanso para hacer ejercicios durante el día puede ayudarlo a aliviar el estrés y a mantenerse bien. Adentro de la casa, intente algunos ejercicios que requieran de poco espacio como levantar pesas, hacer sentadillas, estiramientos, levantar los brazos o hacer yoga.