Omitir menú

Los retos de trabajar en casa

por Wendy Stone, PhD, Universidad de Washington, Departamento de Psicología http://uwreadilab.com

Dependiendo de dónde viva y de lo que esté sucediendo con COVID-19, es probable que su familia haya tenido períodos en que todos estén en casa las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Si está trabajando remotamente o manejando muchas otras responsabilidades y tareas, naturalmente que usted no pueda darles a los niños la atención que ellos están acostumbrados a recibir, y por supuesto, le ayuda si durante el día ellos pueden jugar solos de vez en cuando.

Es importante que los pequeños aprendan lo que significa esperar por las cosas que quieren, ya sea jugar con su hermano o recibir las cosquillas de su mamá. Y tengan o no autismo, los niños están desarrollando su comprensión del tiempo, por lo que para ellos “cinco minutos” pueden parecer cinco horas. Las explicaciones habladas describen el orden de las actividades diarias («Después del almuerzo saldremos a caminar»), pero no funcionan muy bien para los niños con problemas de comunicación. Eso les dificulta saber qué se supone que deben hacer, dónde se supone que deben estar y cuándo pueden jugar con otros miembros de la familia.

Cuando son mayorcitos y comprenden mejor el concepto de tiempo, les es más fácil jugar solos, lo que naturalmente le permite a usted concentrarse en otras cosas. Pero hasta entonces, las siguientes son algunas sugerencias para ayudar a los niños con autismo a jugar de manera más independiente.

Use un reloj. El reloj que se usa en la cocina puede ayudar a que el niño comprenda cuánto tiempo tiene que esperar antes del momento de «descanso de papá». Por ejemplo, póngalo por 10 minutos para que el niño juegue independientemente con bloques (el niño probablemente mirará el reloj de vez en cuando para saber cuánto tiempo queda). El tiempo que usted establezca dependerá de la edad y las habilidades del niño. Por lo general, es mejor comenzar con tiempo corto y poco a poco alargar el tiempo.

Use horarios visuales. Puede hacer un afiche que muestre el orden de las actividades específicas del día o de parte del día. Utilice tarjetas pequeñas en las que haya escrito o dibujado una palabra simple para cada actividad. Organice las tarjetas de izquierda a derecha para indicar la secuencia de las actividades. Por ejemplo, 1. jugar con juguetes, 2. guardar los juguetes, 3. saludar a mamá mientras ella tiene un descanso en el trabajo, 4. ver un video, 5. jugar con el hermano, 6. hora del almuerzo. Con la práctica muchos niños aprenden, de acuerdo al horario, a entretenerse independientemente sabiendo que tienen momentos para visitarlo a usted durante su trabajo.

Ponga un letrero en la puerta de la habitación donde usted trabaja (o simplemente en la pared de su área de trabajo) como si fuera un semáforo, para indicar cuándo usted está libre. Use una flecha de velcro o arcilla para poner una flecha que señale el color.

  • Verde: puedes entrar
  • Amarillo: toca la puerta antes de entrar
  • Rojo: estoy ocupado, por favor espera.

Use otros recordatorios visuales y físicos. Estas señales les permiten a los niños saber dónde debe realizarse una determinada actividad. Por ejemplo, puede designar un área específica de la habitación como «espacio de juego» poniendo estantes para definir el espacio, una alfombra o tapete, o cinta de pintor para delimitar el área. Esta estrategia también fomentará el autocontrol.

Enfatice las rutinas. El orden predecible de eventos puede reducir la ansiedad de los niños y aumentar su independencia. Algunos ejemplos de rutinas consistentes que ocurren a diario son lavarnos las manos antes de las comidas, pasear al perro después del desayuno y leer cuentos antes de dormir.

Ofrezca recompensas. Los niños pueden ganar estrellas, calcomanías u otros obsequios especiales por seguir el horario. Si coloca las calcomanías en un afiche, los niños pueden ver que si se ganan una cierta cantidad de calcomanías, pueden recibir un regalo especial.